17.8.10

General Don José de San Martín, te compadezo.

Mi día empezó bien, si no hablamos sobre la noche sin dormir que pasé. Desayuno, bien. Abro facebook, messenger, bien. Almuerzo, bien. Y ahora viene lo... No tengo palabras para describir. El acto de conmemoración de la muerte de San Martin, que además se festeja el aniversario Nº 60 de mi escuela. Yo, lamentablemente, tube que asistir por ser abanderada (que privilegio!).
La reunión parecía que iba a ser inolvidable, algo para recordar hasta que el colegio cumpla 70 pirulos. Empezó con fotos de los alumnos que fueron en su vida al establecimiento y creo, si no vi mal, pasaron una foto mía. Tenía ganas de llorar cuando ví eso, en realidad me había tocado la nostalgia al ver a los pendejitos de jardín abanderados y todo eso, pero el punto es que quería llorar. Que maricona, por dios.
El teatro estaba incompleto; tanto quilombo para que faltaran casi la mitad de los invitados!. Aclaro, que por ese motivo no invitaron a los alumnos de secundaria. Ok, todo bien hasta ahí... Aplausos que tardaron en llegar, nerviosismo de que se me caiga la bandera y un 1er escolta que me contó toda su vida en el rugby. Después de hacernos esperar, llegó el momento... Abanderado nacional, Martin Gramigna con sus escoltas Fulanita y Menganita. Abanderada bonaerense Eugenia Arce, con sus escoltas... Que orgullo! Jajaja.
Como nos tienen marginados a los de la secun, nos dejaron al costadito del escenario justo al lado de los parlantes... Para colmo, habia que estar ahí digamos... Todo el acto. Sigue siendo un RE privilegio, no?
Pasaron los nenes del jardín, (con la misma rutina de siempre, trompetitas y tambores. Ah! y los típicos soldaditos que cruzaron Los Andes) y volvieron las ganas de llorar jajaja, son unos tiernos! Pensar que yo era así, y ocupé el mismo lugar que ahora. Igual, es al reverendo pedo encariñarse con eso porque en algún momento se acaba y llegas a 3º secundaria con la esperanza de saludar y encontrarte con tus "señoritas" y te quedas con el saludo de una, y con las miradas sobradoras como diciendo "que mirás a mis nenes?" de otras dos. Decepcionante.
Despues, pasaron los de primaria... Ajám, prefería el acto de los del Jardín. Que aburrimiento! Y yo, seguía parada. `Y para finalizar todo el acto, 30 min de escuchar las hermosas sinfonías de un tal que fue al colegio y quería mostrarnos como toca el piano.
En fin, tanta propaganda para algo que valía nada, tipo el progama de Emilia Attias (ReCreo en vos). Lindo recuerdo me llevo, nenitos tiernos, maestras sobradoras, una profesora que dijo que San Martín se casó con su mama, pendejos que no se les entiende nada, y sobre todo... La felicidad (perdida) al salir.

Que vergüenza de escuela, San Martin debe querer resucitar para morirse de vuelta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No importa que sean críticas, de los errores se aprende. Gracias por visitarme y comentar!

Chat gratis